viernes, 9 de febrero de 2018

Mercury Atlas 7 by Redes Sociales



NASA - Scott Carpenter


El 24 de mayo de 1.962 Scott Carpenter fue lanzado a bordo de la nave espacial Aurora 7, y se convirtió en el segundo norteamericano en volar en una órbita espacial.



NASA - Entrenamiento 1959

Solo hubo un retraso de 45 minutos en la cuenta atrás T-11 minutos, para esperar una mejor cobertura de la cámara y permitir que el avión verificara el índice de refracción atmosférica en las cercanías de Cabo Cañaveral.



NASA - Entrenamiento 1961


El cohete de lanzamiento que debía llevar a Scott y a la nave espacial Aurora 7 al espacio era un Atlas D.



NASA - Entrenamiento 1961


El cohete había sido modificado, las diferencias entre el vehículo de lanzamiento Atlas-D y el Atlas 109-D utilizado para el Mercury Atlas 6, implicaban la retención del mamparo de aislamiento y la reducción del tiempo de preparación.



NASA - Entrenamiento 1962


Scott Carpenter había sido seleccionado como uno de los primeros "Mercury Seven" en abril de 1.959, que volaron al espacio después del mono HAM. Se sometió a un intenso entrenamiento que le especializaba en comunicaciones y navegación. Además, fue el suplente de John Glenn durante la preparación del primer vuelo espacial orbital tripulado en 1.962.




NASA - Entrenamiento 1962


Aurora 7 dio tres vueltas a la Tierra, y alcanzó una altitud máxima de 264 km. La nave aterrizó a las 12:41 pm, en el Océano Atlántico a unos 1.600 km al sudeste de Cabo Cañaveral, después de 5 horas y 56 minutos de vuelo.



NASA - Ejercicio de adaptación en una maqueta


El rendimiento del vehículo de lanzamiento fue excelente con la cuenta regresiva, el lanzamiento y la inserción se ajustaron a las condiciones planificadas. Aunque, la nave espacial sobrepasó el área objetivo prevista en 250 millas náuticas (460 km).



NASA


Un avión anfibio SA-16 de Rescate Aéreo estableció contacto visual con la nave espacial 39 minutos después del aterrizaje, y el USS Farragut, ubicado a unas 90 millas náuticas al suroeste de la posición de aterrizaje calculada, fue el primero en llegar a la cápsula. Scott Carpenter fue recogido por un helicóptero enviado desde el portaaviones USS Intrepid, mientras que el destructor USS Farragut observaba la cápsula Aurora 7 hasta que pudo ser recuperada con un equipo especial a bordo del USS John R. Pierce unas 6 horas después.



NASA


Se encontró una cantidad considerable de agua de mar en la nave espacial, que se cree que se introdujo a través de un pequeño mamparo de presión cuando Scott Carpenter atravesó el compartimento de recuperación hasta la balsa salvavidas. 


NASA


El equipo que se incluyó en la nave espacial proporcionó una valiosa información científica, sobre todo en el comportamiento del líquido sin gravedad, la identificación de la capa de brillo del aire observada por el astronauta John Glenn en su primer vuelo orbital, y la fotografía de las características terrestres y fenómenos meteorológicos.



NASA


Bueno, ese día Scott había sido despertado a la 1:15 am, comió un desayuno de filet mignon, huevos escalfados, zumo de naranja, tostadas y café, todo ello preparado por un dietista. Durante la siguiente hora se le hizo un reconocimiento físico, y sobre las 3:25 ya se había puesto su traje espacial.



NASA


A las 3:45 Scott, junto con Joe Schmitt y John Glenn, marcharon a la plataforma de lanzamiento en lo alto del cohete, donde se sentó a la espera de meterse en Aurora 7.



NASA


Desde Control de vuelo recibió la orden de entrar al cohete sobre las 4:35, tras pasar la Sala Blanca, se metió en la capsula y la tripulación cerro la escotilla.



NASA


El Sol naciente disipó rápidamente la niebla que se había formado. Y a las 7:45 am, después de la cuenta regresiva, el Mercury-Atlas 7, se levantó majestuosamente de la plataforma de lanzamiento mientras que 40 millones de personas lo veían por televisión...



NASA


Setenta y tres segundos después del lanzamiento, el sistema de guía inercial se encendió y dirigió el vuelo hasta T+5:38 minutos. A unos 35.000 pies, Carpenter notó por su ventana una estela de vapor, y luego un avión produciendo otra estela,el cielo comenzaba a oscurecerse, aunque aún no era negro, ya no era azul claro.



NASA


Dos explosiones eran la señal de que los pernos explosivos del anillo se habían disparado, y que los cohetes habían alejado la nave espacial al espacio. Ahora Aurora 7 estaba sola en el Espacio. Carpenter se dio cuenta que estaba en gravedad zero, justo cuando la cápsula y el refuerzo se separaban, el astronauta había notado que el tubo capilar en su aparato de prueba líquida parecía llenarse. Desvió su mirada, era hora de dar la vuelta a la nave a su actitud orbital normal. Glenn había usado el sistema automático en esta maniobra, pero el costo de combustible había sido alto, Carpenter lo realizó por cable.



NASA


Mientras la capsula se balanceaba hacia delante y hacia el protector térmico, quedó impresionado por el hecho de que no sentía ningún movimiento angular. Solo sus instrumentos proporcionaban la evidencia del cambio que se estaba ejecutando. También se sorprendió al igual que le paso a Glenn de no sentir sensación de velocidad, aunque sabía que viajaba a velocidad orbital de 17.549 millas por hora (28.242 km/h).



NASA

En cuanto tuvo su primera visión del horizonte exclamó "una vista deslumbrante". Comprobó los sistemas de control y encontró todo en orden. El escaner de horizonte detectaba ópticamente la inclinación de Aurora 7, que estaba a unos 20 grados. Pero paso algún tiempo hasta que dedujo que este sistema estaba equivocado.



NASA


Se asomó a la ventana, y vio un rastro de cristales de hielo. 



NASA


Cuando volaba sobre Nigeria, se estaba retrasando en su plan de vuelo debido a la dificultad de cargar su cámara con la película especial, para fotografiar el horizonte terrestre. A la altura de la tercera ciudad más grande de Nigeria, Kano, logró tomar algunas fotografías. En ese momento empezaba a anochecer en su primer día espacial, un día de 45 minutos.



NASA


Miro por el periscopio cuando pasaba por el Océano Indico en su primer paso, pero lo encontró ineficaz al estar en el lado oscuro de la Tierra. El periscopio era inútil por la noche, por lo que regresó a la ventana en busca de referencias visuales. No se sentía desorientado a pesar de que los giroscopios no daban datos reales. En sus comunicaciones, mencionó muchos hitos reconocibles como el Lago Chad en África, las selvas tropicales de ese continente y la Isla de Madagascar. Se sorprendió al descubrir que la mayor parte de la Tierra estaba cubierta por las nubes la mayor parte del tiempo.



NASA


Mientras estaba sobre el Océano Indico, Carpenter descubrió que sus observaciones celestiales se veían obstaculizadas por el resplandor de las filtraciones de luz alrededor del reloj del satélite dentro de la cápsula. La luz del borde del reloj, le dificultaba ajustar los ojos a la visión nocturna. Informó que no podía ver más estrellas desde su posición en el espacio de lo que podía haber visto desde la Tierra, y que las estrellas no eran particularmente útiles para obtener información del rumbo.



NASA


Carpenter no pudo ver las bengalas que se lanzaron desde el desierto de Victoria en Australia. Según el plan, se lanzarían cuatro bengalas de un millón de candelas en la primera órbita, y tres más en cada pase orbital. Las bengalas tardaban 1,5 minutos en arder, pero en el primer intento las nubes ocultaban el cielo. Por lo que el astronauta no pudo ver nada, y el experimento se suspendió en los dos pases siguientes por condiciones climáticas adversas.



NASA


Cuando se encontraba sobre el Pacífico en su primera vuelta, la estación de la Isla de Cannton (a mitad de camino entre Hawaii y Fiji) recibió la lectura de la temperatura corporal de 102 grados, y se preocuparon por si estaba incomodo. Carpenter afirmo que eso no debía ser correcto, "estoy bastante cómodo, pero estoy sudando". Los médicos aceptaron la auto-evaluación del astronauta, y concluyeron que la lectura febril de la temperatura se debía a un error del equipo.



NASA


Bueno, la comida que llevó al espacio consistía en un biberón y un tubo de comprensión. Llevaba chocolate, higos y dátiles con cereales ricos en proteínas, además de algunos bombones de cáscara de naranja con almendras, cereales de alta proteínas y pasas.



NASA


Cada pieza se había empaquetado por separado y se había almacenado en una bolsa de plastico. Cuando le pegó un bocado, informó que se estaba desmoronando, "las migas flotaban en la cabina" y eran peligrosas para su respiración. Sin embargo, era muy sabrosa y fácil de comer.



NASA


Durante la segunda órbita realizó frecuentes maniobras con los modos de control de actitud por control manual y vuelo por cable. Hizo girar su nave para hacer fotografías hasta que la Tierra estaba "arriba" para el experimento del vuelo invertido. Tuvo unos ligeros problemillas con los giroscopios cuando cayeron más allá de los límites de respuesta.



NASA


Desplegó un globo multicolor, aunque no se inflo correctamente. Su movimiento era erratico e impredecible, pero llegó a obtener algunas medidas de resistencia al arrastre. La línea de arrastre se enroscó a la antena de la capsula, por lo que intentó deshacerse del globo, pero era un b¡globo muy tozudo, y se mantuvo cerca de la nave espacial.



NASA


Cuando Carpenter entraba en su última órbita, sus tanques de combustible de control automático y manual estaban a la mitad. Entonces comenzó un vuelo a la deriva, "había que ahorrar combustible".



NASA - Kit de Supervivencia


Carpenter disfrutó de su órbita flotante, dejó que la capsula girara lentamente mientras se desplazaba por el espacio durante más de una hora. Usó la Luna para comprobar la actitud de la cápsula, anotó que la Luna apareció casi en el centro de su ventana, y mantuvo la posición con facilidad.



NASA


Durante el tercer pase orbital, captó el fenómeno del Sol aplanado al atardecer. Los científicos le habían enseñado que las capas de color al atardecer podrían proporcionar información sobre las características de transfusión de luz de la atmósfera superior. Vivió una fantástica puesta de sol:

"las puestas de sol son espectaculares. La Tierra es negra después de que el sol se pone... la primera banda cerca de la Tierra es roja, la siguiente amarilla, la siguiente es azul, la siguiente es verde y la siguiente en una especie púrpura. Es casi como un arco iris muy brillante. Estas capas se extienden desde al menos 90 grados a cada lado del sol al atardecer. Esta banda brillante del horizonte se extendía al menos 90 grados al norte y al sur de la posición al atardecer".



NASA


Después de disparar los retro-cohetes, se dio cuenta de que el sistema de control manual todavía estaba encendido, el indicador marcaba que faltaba un 6 %, de hecho no había combustible, y por tanto no había control manual. Entonces volvió a volar en automático, que estaba al 15%, aunque dudó de la cantidad real de combustible que le quedaba. Debía guardarse para la caída crítica.



NASA - USS Intrepid


Fue un intervalo de 10 minutos que le pareció una eternidad. Los indicadores de actitud parecían inutiles. Lo único en lo que confiaba era su vista fuera de la ventana. Pese a estar preocupado por el combustible, se alivió por las vistas: 

"puedo distinguir muy, muy pequeño, tierras de cultivo, tierras de pastoreo. Veo campos, ríos, lagos, carreteras, creo".



NASA- USS Intrepid


Aurora 7 estaba en proceso de regreso a la Tierra. Escuchó sonidos silbantes que le anunciaban la resistencia aerodinámica. Vió por la ventana el resplandor anaranjado brillante de la "bola de fuego", tal y como le había comentado su amigo Glenn. Cuando la mayor carga de desaceleración se le vino encima, se le hizo muy difícil hablar. El pico "G" duró más de lo que esperaba.



NASA - Hablando con el Presidente Kennedy


Cuando la cubierta de plasma de aire ionizado envolvió la nave, los esfuerzos de comunicación con el astronauta eran inútiles, pero se recibían señales telemétricas en la estación de radar terrestres, "la re-entrada era correcta". Aunque las oscilaciones de la nave eran continuas...







A 15.000 pies armó el interruptor principal del paracaídas, y a 9.500 pies lo desplegó manualmente. La tela se estremeció, pero el paraguas gigante fluyó, y se desplegó como debería. Tenía una velocidad de descenso de 30 pies por segundo, y todo funcionaba en automático. Carpenter esperaba el contacto con el agua...



NASA  - John Glenn dando la enhorabuena a Scott


El splashdown fue ruidoso, pero menos emocionante de lo que esperaba el astronauta. Se asustó al ver unas gotas de agua, y pensó que su capsula tendría el mismo destino que tuvo la Liberty Bell 7 (que se hundió en el Océano), pero suspiró de alivio cuando no detectó ninguna fuga. Le avisaron que sus rescatadores todavía tardarían una hora en llegar a su posición. Carpenter se dió cuenta que había sobrepasado su lugar de aterrizaje, y al no recibir más comunicaciones de radio, decidió salir de la nave espacial. Vió que la capsula flotaba de manera que podía ser peligroso quitar la escotilla. Estaba sudando por la elevada temperatura de la cabina, se quito el caso, y comenzó a abrirse camino a través de la garganta de la nave. Se pegó con la cámara, con la balsa salvavidas, con el kit de supervivencia y con mangueras retorcidas hasta que al final pudo sacar la cabeza fuera.



NASA - Re-encuentro con su familia



A mitad de escotilla, descansó sobre sus codos, soltó la manguera del traje, y se quedó observando el mar. Con mucho cuidado descendió de la nave hasta que pudo inflar la balsa salvavidas. Sintió agua en sus botas, y aseguró la manguera del traje. Luego, se aferró al costado de la nave espacial, y cuando se vio en la balsa, recuperó la cámara, y se preparó para esperar a los buzos. Lo importante es, que el faro de recuperación funcionaba, y el mar se había teñido de verde a su alrededor.



NASA


Todo el mundo había seguido el vuelo por radio y por televisión. La primera señal que se recibió de la baliza de rescate fue captada por un avión a 50 millas. Ahora se conocía la posición exacta de la Aurora 7. Había tres barcos cerca de la zona de rescate, un guardacostas, un buque mercante, y el destructor Farragut a 75 millas. Sin duda, tardarían más de una hora en llegar a la balsa, y no tenían comunicación por radio con el astronauta.



NASA


Carpenter se instaló en su balsa y espero de manera paciente a sus rescatadores. Su tiempo lo dedicó a reflexionar sobre las algas que flotaban a su alrededor. 36 minutos después de su amerizaje, vio varios aviones en el cielo. Detectó que daban vueltas, y que un piloto estaba fotografiando el área. "Lo habían encontrado". Veinte minutos más tarde llegó otro avión del que salieron dos hombres rana, aunque unco distantes de la balsa. Cuando el primer buzo llegó a la balsa, Carpenter le preguntó al buzo: "Oye!! ¿Como llegaste aquí?..". Cuando el segundo buzo llegó a la bassa de rescate, inflaron dos balsas rodeando la Aurora 7. Los dos buzos describrieron al astronauta como un hombre sonriente, feliz y nada cansado.



NASA


El hidroavión de la Fuerza Aérea llegó una hora y media después de que la nave espacial aterrizara en el Atlántico. Para el piloto, el mar parecía lo suficientemente tranquilo como para descender y recoger al astronauta, pero el Centro de Control Mercury ordenaron no aterrizar. Se tomó la decisión de rescatarlo con barcos y helicópteros como estaba previsto.



NASA


Después de tres horas sentado en su balsa, fue recogido por un Helicóptero, aunque al subirlo a bordo el cable bajo accidentalmente y el astronauta se sumergió en el agua. Audazmente levantó la mano con la que sujetaba la cámara para mantenerla seca. Llego feliz al helicóptero, eso si, un poco empapado. Se le hizo un agujero a uno de los calcetines y drenó la mayor parte del agua del traje espacial. Carpenter llegó a bordo del Intrepid cuatro horas y quince minutos después de haber llegado a la Tierra. Mientras era chequeado por los médicos, recibió una llamada del Presidente Kennedy, que expreso su alivio de que estuviera sano y salvo.





La cápsula Aurora 7 fue recogida por el destructor Pierce. El exterior de la nave mostraba matices azulados y anaranjados, y algunas partes estaban abolladas y arañadas, al y como había pasado en anteriores misiones.








Aún así, el escudo térmico estaba en buenas condiciones. 



NASA






La NASA anunció el 27 de junio de 1.962 que la siguiente misión sería pilotada por Walter Schirra, y daría seis órbitas a la Tierra en la misión Mercury Atlas 8...




Fuente: NASA / history.nasa


No hay comentarios:

Publicar un comentario