martes, 3 de enero de 2017

Fin de la Misión Mariner-2


La nave espacial Mariner-2 fue lanzada el 27 de agosto de 1.962 para estudiar Venus. El primer intento de alcanzar Venus había fracasado con la Mariner-1, el cohete se salió de su curso el 22 de julio de 1.962, y fue destruida. Mariner-2 se convirtió en la primera misión que llegó con éxito a Venus el 14 de diciembre de 1.962, y por desgracia se perdió el contacto con ella el 3 de enero de 1.963



JPL NASA


Voló por Venus a una distancia de 34.762 km, explorando la atmósfera y la superficie del planeta por unos 42 minutos. En su camino a Venus midió por primera vez el viento solar, un flujo constante de partículas cargadas que fluyen hacia fuera desde el Sol, y también midió el polvo interplanetario. El objetivo de la misión era volar por Venus y devolver a la Tierra datos sobre su atmósfera, el campo magnético, el entorno de partículas cargadas y la masa del planeta. La única pena es que no estaba equipado con cámaras.


NASA


Los ingenieros de la NASA mantuvieron contacto con la nave hasta las 7:00 horas de la tarde del 3 de enero de 1.963, cuando la nave estaba a 87,4 millones de kilómetros de la Tierra, otro récord para una sonsa espacial. Los datos devueltos mostraron que la temperatura superficial de Venus era de al menos 425º Celsius, con una pequeña diferencia entre los lados de día y de noche del planeta, pero suficientemente caliente para fundir el plomo. También encontró que había una densa capa de nubes que se extendía de 56 a 80 km por encima de la superficie. Por la gran distancia del sobrevuelo la nave no detectó ningún campo magnético planetario discernible.



NASA

También demostró que Venus gira en dirección opuesta a la mayoría de los planetas de nuestro sistema solar, con una atmósfera de dióxido de carbono con una presión muy alta en su superficie, cubierta continuamente con nubes. Al presidente John F. Kennedy le presentaron en la Casa Blanca un modelo de la Mariner-2, presentado por el Dr William Pickering, director del Jet Propulsión Laboratory (JPL), junto al administrador de la NASA, James Webb.


NASA

El éxito de la misión fue un acontecimiento nacional, millones de estadounidenses se lanzaron a las calles en 1.963 para ver el desfile del Torneo de Rosas Alto de Año Nuevo de Pasadena (California), dirigido por el Dr William Pickering (JPL). A Pickering le seguía una enorme pelota en forma del planeta Venus con una réplica de la nave espacial Mariner-2.



NASA


El Mariner-2 de 203 kg, consistía en una base hexagonal de 1,04 metros de diámetro, y 0,36 m de espesor, con un chasis de magnesio en el que se alojaba la electrónica para los experimentos científicos, comunicaciones, codificación de datos, computación, control de tiempo y actitud, control de energía, batería y su cargador, así como las botellas de gas para el control de la actitud y el motor de la nave. En la parte superior de la base había un mástil en forma de pirámide en donde se montaron los experimentos científicos, elevando la altura de la nave a 3,66 metros. Todo ello acompañado de un panel solar con un alcance total de 5 metros, con un ancho de 0,76 metros.


NASA


El magnetómetro se unió a la parte superior del mástil por debajo de la antena omnidireccional. Los detectores de partículas se montaron a la mitad del mástil, junto con el detector de rayos cósmicos. El detector de polvo cósmico y el espectrómetro de plasma solar se unieron a la base de la nave espacial. Además el radiómetro de microondas y el radiómetro de infrarrojos fueron montados a una antena parabólica de 48 cm de diámetro cerca de la parte inferior del mástil.


NASA

No fue una misión barata, todo el coste de la investigación, desarrollo, lanzamiento, y soporte para toda la serie de las naves espaciales Mariner, de la primera a la décima, fue de aproximadamente 554 millones de dolares.







Fuente: NASA/JPL


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada